El Street Style es la pasarela más cool del momento

Por: Luisa Peña | @luisapena.mx

En el fondo, el Street Style es la forma en la que las personas interpretan la moda. ¿Y tú, cómo la entiendes? #BANGFashion #BANGExpert

Hace muchos años, cuando me inicié como “Fashion Stylist” y comencé a investigar acerca de las tendencias de moda, encontré que ésta era mucho más compleja de lo que pensaba. Yo había sido modelo durante más de cinco años pero por alguna razón, y a pesar de que tenía amigos diseñadores y me la vivía en pruebas de ropa, en backstage y en contacto directo con la creatividad, mi conocimiento era muy por encima y ¿por qué no decirlo? Un poco “shallow”. 

Sin bien es cierto que el cambio de estilo de vida emocionante propio del modelaje a la estructura de un corporativo con horarios y reglas rígidas me costó lágrimas, poco se comparaba con el esfuerzo que tuve que hacer para seguirle el paso a la que en su momento fuera mi jefa; estricta y meticulosa para ejecutar cualquier proyecto, ya sea que se tratase de un desfile o una campaña, siempre habría que cuestionar profundamente y la pregunta era: ¿Quién es tu consumidor?. En especial, el estudio de las tendencias de moda era su pasión y cómo ella misma decía, todo lo que hacemos no tiene peso ni valor si no entendemos primero el porqué de las tendencias de moda. 

Su visión y conocimiento profundo del tema, cambió para siempre mi forma de entender el universo de la moda. De un enfoque un tanto superficial a una perspectiva mucho más amplia. Recuerdo un día, sentadas en un café y platicando de modo relajado los planes para la siguiente temporada me comentó, «a mí me pagan por ver». Al principio pensé que así se llamaría la siguiente campaña, ya saben una de creativa ya imaginando a la modelo viendo hacia afuera desde una ventana, con unos lentes brutales y mirada intensa. No entendía a qué se refería y la neta me quedé como actuando para que pareciera que le estaba agarrando la onda.  No fue sino hasta que me di cuenta que más bien, estaba clavada barriendo a las mujeres de la mesa de junto desmenuzando los looks que llevaban, como si se tratara de un psicólogo que analiza lo que su paciente le dice para determinar el estado emocional en el que se encuentra.

 Una vez que tenía su diagnóstico emitía un sonido mustio y exclamaba; ¡Jesús!, cuando no le gustaban los looks y ¡Qué interesante! Cuando evidentemente le habían causado gusto o asombro. Y como dicen que las costumbres se pegan, a mí se me hizo el hábito de examinar y analizar a la gente con fascinación. En la calle, en el café, en las fiestas, en el super, en el colegio de los niños y uno de mis momentos favoritos, los viajes. Siempre con un par de preguntas en mente: ¿Por qué han decidido ponerse eso? ¿Acaso es un golpe de suerte el haber podido lograr un extraordinario look ó es un talento nato? ¿Se visten para impresionar? ¿Será que se levantaron y así nomás se les ocurrió ó lo preparan desde la noche anterior? Pero quizás, la pregunta más importante, después de observar a muchas personas es, ¿cuál es el elemento en común?, o sea, ese hilo conductor que puede ser alguna prenda, un accesoriocolor que se repita de alguna forma en los looks de tantas personas, ya que de ser así, ¿se hace presente suficientes veces como para determinar si se convertirá en una tendencia?

El ser humano necesita copiar y mimetizarse con los demás para sentirse aceptado y validado socialmente. Y una forma de hacerlo es a través de la moda que un grupo determinado adopta. Por eso, hoy día gracias a las redes sociales, el estilo llamado “Street Style” ha cobrado un valor incalculable en la industria. No fue casualidad que el afamado fotógrafo y periodista de moda para The New York Times, Bill Cunningham quien fuera de los primeros en capturar los looks de la gente “normal” en la calle, intuyera que los egos se habían alebrestado con el surgimiento del Instagram y que era el comienzo de las pasarelas callejeras así como la democratización de la moda.  Él, quien en el año 1967 comenzó a documentar todo lo que le llamaba la atención, siempre estaba a la caza de estilismo callejero, estacionado con su bicicleta en la calle 57 y la Quinta Avenida. Se consideraba a sí mismo como un cronista visual. Descubría tendencias y seguramente a nuevos trendsetters e influencers. Y es que, ¿a quién no le gusta ser el centro de atención por unas horas?.

La gente se divierte con la idea de ser un punto de referencia para los demás y al mismo tiempo, la moda se ha vuelto mucho más accesible para las masas. Ya que, si antes la propagación de las tendencias era a través de los grupos en la élite que se filtraban a todos los mercados hasta convertirse en mainstream, hoy es más transversal. Es decir, la difusión se da en simultáneo entre distintos mercados adaptándose a una variedad de precios y gustos del consumidor. Así, las tendencias pueden ser interpretadas de acuerdo a un contexto social y modificadas al estilo personal y de una localidad y así, cada persona amante de la moda podría tener una versión propia de lo que se entiende por estilo y tendencia. ¡Cuánta libertad para expresarnos!

Es por esto que la inspiración para muchos de los creativos, surge en las calles. Por ejemplo, yo en mi afán de descubrir nuevas tendencias, observando los estilos de las personas, a menudo se me ocurre transformar los looks que llevan y subirlos a la pasarela con ciertas modificaciones claro. Si, así es mi mente de cochambrosa pero siempre desde el asombro y gusto por entender cómo la gente común adopta ciertos estilos y formas de llevar la moda. 

Así que bien, por mi parte he de seguir disfrutando de la bonita costumbre de observar y desmenuzar los looks de la gente. Si por alguna razón nos encontramos por ahí y me descubren viéndolos de arriba a abajo, por favor no se sientan ofendidos. Es solo mi forma de entender mejor la forma en cómo interpretamos el mundo en el que vivimos. 

TE PUEDE INTERESAR

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.