Entrevista con Aranza Düke: Colección de Día de Muertos

Por: Alexa Santiago

Uno de los protagonistas de esta temporada es… el pan de muerto. Esta deliciosa tradición ha marcado la vida de toda persona que lo haya probado, sea o no mexicana. Este año, Aranza Düke (@aranzaduke) se une al trend de la temporada y anuncia su colección de Día de Muertos (con todo y pan de muerto incluido). #BANGFashion

Aranza Düke (@aranzaduke) es una marca de joyería creada por una diseñadora industrial mexicana. Pero no se trata de un simple accesorio, sus creaciones provienen de un proceso que va más allá de lo convencional. Muchas de las personas que no están inscritas en el ámbito de diseño podrían decir que el proceso creativo se trata solo de dibujar y llevarlo a cabo, pero hay algo fundamental que antecede al boceto: la idea. Y, en muchas ocasiones estos vestigios de iluminación creativa se archivan y se guardan para después. Más o menos así fue para Aranza Becerril Düke, autora de la marca que lleva su mismo nombre y en esta entrevista nos cuenta un poco sobre sus inicios como diseñadora y cómo fue el proceso detrás de su más reciente colección de Día de Muertos. En esta ocasión nos sentamos a platicar con ella sobre cómo se originó la idea de llevar a cabo una colección de una celebración tan característica del país como lo es esta. Además, nos comparte un poco sobre el proceso creativo detrás de sus inspiradas piezas y colecciones. Así como el consejo que le daría a cualquier persona que quiere empezar a diseñar joyería o simplemente emprender un proyecto: “No le tengas miedo a lo que no sabes hacer…”

¿Cuál fue la primera pieza que creaste para Aranza Düke? 

La primera pieza que hice fue para un proyecto escolar en la universidad. Fue huicho-huichol, y como no sabía mucho de joyería lo intenté hacer a partir de las cosas y conocimientos que tenía a mano. No era soldadura, utilicé un piercing para unir las láminas de plata del armadillo […]. Esa fue mi primera pieza, aunque no fue realmente para Aranza Düke, era una calificación más, pero ese fue el inicio.

¿Cuál ha sido la evolución de tu proceso creativo desde que empezaste a diseñar? 

Realmente la base es la misma. Yo estudié diseño industrial en la UNAM, entonces realmente tienes muy identificado cada uno de los procesos: primero debes tener un concepto, luego hacer boceto y después hacer una prueba, o sea, un prototipo o una maqueta. Hasta la fecha ese sigue siendo mi proceso, idea, boceto, prototipo y es un ir y venir entre estos últimos dos […] Entonces no ha cambiado mucho, pero ahora es muy diferente cómo lo hago ahorita en contraste con el inicio, porque ya tengo mucho más conocimiento en torno a la elaboración de joyería como remachar las piezas. Pero el diseño empieza igual que con Güicho-Huichol: en papel.  

¿Cómo surgió la inspiración del diseño detrás de esta colección?, ¿desde cuándo tenías este proyecto en mente?

Esto comenzó con un boceto que salió y lo guardé. Yo guardo todos los bocetos, tengo un montón de piezas y colecciones enteras que están archivadas y pienso: “eventualmente me dará tiempo de terminarlas y sacarlas a la venta”. Ahora, mi enfoque está en la elaboración de pedidos especiales. Para llevar a cabo una colección se requiere mucho tiempo y un análisis de la logística, no puedo solo sacar una pieza. Primero debe estar producida, luego subirla a las plataformas de venta para que la gente pueda adquirirla. La primera pieza de esta colección fue Gatrina, y llevaba mucho tiempo archivada. Pero pensé: “¿y luego?”, fue entonces cuando comencé a crear en torno a este primer diseño, porque Gatrina no podía estar sola. Después hice al perrito y a la catrina, pero volví a guardarlos como seis meses, esto fue en marzo y ya en agosto volví a sacar esta primera parte y en dos días diseñamos las demás piezas de la colección.

Además de estas 6 piezas, ¿hay alguna que se haya quedado fuera que tal vez te hubiera gustado incluir? 

No, la verdad es que las piezas que hicimos fueron para tener una colección completa, pero los protagonistas son la catrina, el gato y el perrito. No se quedó ninguna pieza fuera, los demás diseños fueron para que pudiera realmente llamarse una colección. No se suelen quedar piezas fuera, hay un montón de ideas que no se han llevado a cabo, como que pienso “no es su momento”. Más que nada es una espera de poder idear diseños que puedan establecer una relación entre ellas y así formar una colección. Además, la logística para sacar una nueva colección no es solo una nueva pieza, son un conjunto de piezas nuevas y complica el trabajo de producción. 

¿Planeas que la colección de Día de Muertos sea algo anual? 

No va a ser permanente, es posible que quitemos algunas piezas, porque sí hay algunas que podrían venderse todo el año, como el papel picado, pero hay algunas que no son necesariamente atemporales como la ofrenda o el pan de muerto. Mejor el próximo año lo rediseñamos y lanzamos un diseño renovado. Además, muchas de las últimas piezas que sacamos fueron de último minuto, solo para hacerle compañía a las primeras que están inspiradas en la figura de la catrina. Realmente creo que podríamos hacer algo muchísimo mejor, pero ahorita por la época “está caliente”. Es la primera vez que nos unimos a ese trend que está en todas partes, como lo es ahorita el pan de muerto, por ejemplo. Nunca habíamos tenido una respuesta así por parte del público. 

¿Qué es lo que más disfrutas de crear una colección nueva? 

Yo me considero un ser creativo. No busco realmente crear algo por venderlo, simplemente, mi trabajo es una manera de canalizar mi espíritu de seguir creando y haciendo cosas porque me gusta. Yo tengo la necesidad de crear algo nuevo, llego a mi casa del trabajo y me pongo a pintar, pero es algo que me nace, mucha gente dice que es un don y si lo es, pues no lo voy a desperdiciar. Algo que además resulta muy gratificante es tener una respuesta alentadora y positiva por parte de la gente, es algo que me ha gustado muchísimo sobre todo a partir de esta colección. Sin embargo, lo mejor es tener la idea y saber que va a funcionar y comenzar a diseñar. Pero lo más importante es el desarrollo de… y la incógnita de si le va a gustar al público o no. 

¿Cuál es el mejor consejo que le puedes dar a alguien que está empezando a diseñar joyería? 

Le diría que no le tenga miedo a aceptar proyectos que no sabes hacer o nunca has hecho. Esas son el tipo de cosas que te hacen crecer, yo no sabía nada más que doblar láminas de plata ya cortadas. Después aprendí a soldar, a remachar y así… Hoy puedo hacer anillos de oro, pero empiezas sin saber hacer las cosas, entonces no hay que tenerle miedo sino enfrentarlo. Buscas herramientas, libros, tutoriales en YouTube… sin embargo, este consejo no es solo para alguien que quiera diseñar joyería, sino que simplemente quiere emprender. 

Por último, ¿ya estás trabajando en algo nuevo? Si sí, ¿nos podrías contar un poco sobre qué es? 

Algo nuevo no como tal. Vamos a lanzar unas piezas aisladas que originalmente fueron proyectos especializados que vamos a producir. Por ejemplo, cuando alguien manda a hacer un diseño personalizado tiene exclusividad de tres meses y nos esperamos para sacar piezas derivadas de esa producción, porque hay piezas que merecen ser compartidas con el mundo. Ahorita tenemos una colección que está casi lista, pero es cuestión de buscar el momento idóneo y estamos en proceso de lograr una licitación porque está inspirada en una película. Además de esto, ahorita no hay más novedades, estamos a tope de trabajo y lidiando con el trabajo de producción ya que estamos en temporada alta.